☺♥Piso Térmico Templado♥☺
Corresponde a las tierras templadas, regiones entre los 1.000 y 2.000 m de altura. Su temperatura oscila entre los 17 y

22°C. Las lluvias son también variables: hasta los 1.700m de altura, oscilan de 2.000 mm a 2.500 mm anuales.
Se localiza entre los 1800 y los 2500 msnm (18 a 13-14 °C de temperatura media anual, aproximadamente). Es el nivel de las flores y de las hortalizas en la zona intertropical. Constituye una de las regiones ecológicas más productivas por hectárea de nuestro planeta, si omitimos el efecto y los riesgos de las pendientes para la agricultura intensiva. De hecho, algunas mesetas intermontanas ubicadas en este piso (la región de Cundinamarca en Colombia, por ejemplo) pueden producir rosas y otros productos de la agricultura intensiva como para abastecer un mercado muy amplio en todo el mundo. Como esta altura es bastante favorable para la producción de lluvias orográficas en las laderas de los vientos dominantes viene a ser, aproximadamente, el piso de la selva nublada (también llamado bosque montano alto), caracterizado por la gran variedad de la vegetación y una gran adaptación y estabilidad ecológica, mostrada por la presencia de helechos arborescentes, como puede verse en la imagen tomada con ayuda de iluminación artificial (por la oscuridad ya en horas de la tarde), junto a la carretera de Caracas a la Colonia Tovar. Los helechos arborescentes constituyen una especie vegetal muy antigua, una de las primeras que aparecieron en la Historia geológica de la Tierra: de hecho, los depósitos de carbón más antiguos que se han encontrado en Europa contienen numerosos restos fosilizados de hojas y ramas de estas plantas.
Entre otras plantas de cultivo, también el café es cultivado en este piso, además de la papa, que viene a continuarse en el piso superior (tierra fría). En las laderas montañosas de barlovento (e incluso en las de sotavento a partir de los 2000 msnm, se encuentra, siempre en la zona intertropical el tipo de selva montana o nublada (algunos autores se refieren a este tipo de selva como bosque montano alto).

La dirección de los vientos

Pero la latitud en la zona intertropical no incide sólo sobre los climas de las zonas baja altura ya que también los demás pisos térmicos se ven modificados en mayor o menor grado por ella. Así, las zonas de barlovento en valles o llanuras intermontanas en latitudes que tendrían clima de sabana tienen también clima de selva porque el encierro de vientos húmedos que vienen del mar obliga a que se eleven y descarguen numerosas precipitaciones. Es el caso del sur del lago de Maracaibo donde los vientos del noreste (los alisios) dan origen a unas precipitaciones muy intensas y duraderas y al fenómeno conocido como el relámpago del Catatumbo, a ambos lados de la frontera colombo - venezolana.




La continentalidad

La mayor o menor distancia al mar también afecta la disposición y características de los pisos térmicos en la zona intertropical. En África, por ejemplo, los pisos térmicos tienen menor riqueza y variedad que en América del Sur, por el relieve mesetario que aisla a los macizos volcánicos del interior. Hasta cierto punto es una situación parecida a la del Altiplano boliviano que, al estar rodeado de montañas y muy alejado del océano Atlántico (de donde vienen los vientos alisios), presenta unos pisos térmicos con climas más secos y con menor diversidad ecológica y de la vegetación. En el Perú también la disposición de los pisos térmicos está influenciada por la distancia hasta el océano Atlántico: es en la vertiente atlántica de los Andes peruanos donde podemos conseguir la misma disposición de pisos térmicos que encontramos en otros países sudamericanos: en los valles intermontanos, la situación es mucho más favorable para los asentamientos a gran altura, por el clima relativamente seco y soleado, por lo que en este país se encuentran las poblaciones permanentes ubicadas a mayor altitud (unos 5000 msnm) en el mundo . En realidad, este factor modificador de los pisos térmicos tiene que verse en relación con el anterior ya que ambos se presentan juntos en la naturaleza.
Sin embargo, en las llanuras amazónicas de América del Sur, la distancia al mar no es un motivo de una diferenciación climática importante, ya que la vegetación de selva ecuatorial (macrotérmica) con lluvias abundantes se presenta, tanto cerca del mar como a 4000 km tierra adentro, sin casi variaciones perceptibles: más bien las lluvias se incrementan al llegar al piedemonte andino por el efecto orográfico del relieve. Esta característica siempre ha intrigado a los geógrafos y climatólogos quienes han dado diferentes explicaciones. Pablo Vila, por ejemplo, hace referencia a la humedad ambiental tan grande de la selva intertropical que a través de la evaporación de las aguas de lluvia, como de la transpiración de las plantas genera gran parte del vapor de agua que se une a la procedente del océano Atlántico para condensarse en las lluvias tan frecuentes en esta zona sudamericana aunque es probable que la razón más plausible se encuentre en la "huella" de alta presión que dejan en la superficie las lluvias anteriores.
El conocido refrán sobre que "después de la tormenta viene la calma" se podría aplicar en este caso ya que esa calma no es sino la mayor estabilidad que produce la alta presión que una lluvia de convección deja a su paso. Así, una nube que proceda del mar irá sorteando las zonas donde han caído lluvias anteriores. Este proceso es el que ayuda a explicar la distribución bastante homogénea de las lluvias en la cuenca del Amazonas (y del Orinoco) que sólo se ve interrumpida en la región noreste del Brasil, con las sequías periódicas que dieron pie para el libro de Josué de Castro Geopolítica del hambre , en el que se denuncian las sucesivas marchas de pobladores del noreste avanzando e invadiendo zonas cultivadas hacia el sur y empujados por las sequías continuadas (Josué de Castro hacía referencia a la situación que se presentaba a mediados del siglo XX).

800px-Polylepis_rugulosa_(A._Yates).jpg
Piso Templado

Las corrientes oceánicas

La influencia de las corrientes oceánicas en los climas de la zona intertropical ha sido en cierta manera subestimada en muchas obras de Meteorología y Climatología y, sin embargo, tiene una enorme importancia, como puede verse en el análisis de la corriente ecuatorial de este a oeste, tanto en el océano Atlántico como en el Índico y el Pacífico. En el caso del Océano Atlántico, por ejemplo, tiene una influencia decisiva sobre los climas del Brasil, ya que, las sequías periódicas del noreste de este país se deben a la escasa influencia que dicha corriente tiene en el noreste brasileño, lo cual se debe a que la corriente cálida ecuatorial, que trae una gran cantidad de nubes hacia el Brasil, se desvía hacia el noroeste por la configuración de la costa: como el cabo de San Roque se encuentra hacia el sur de dicha corriente, la mayor parte de la misma queda desviada hacia el noroeste, ocasionando unas lluvias mucho más intensas en las Guayanas que en aquella zona del Brasil.

.jpg
Flora De La Región Andina