Selva Tropical Húmeda Y Lluviosa♥☻


La selva húmeda, bosque húmedo o selva umbrófila es un bioma de zonas cálidas o templadas, caracterizado por una

formación vegetal arbórea densa, y humedad alta durante todo el año.

Bosque de árboles o selva húmeda es un concepto que se presta a confusión al ser empleado muchas veces para definir exclusivamente a la selva húmeda tropical. Como bien se sabe, desde Teofrasto (372 a.C.-288 a.C.) y Columela (s. I) existe una estrecha relación entre las plantas y los ritmos estacionales del clima. Esta relación entre el clima y la distribución de las plantas y sus comunidades en la Tierra, corresponde además, los pisos bioclimáticos geograficos, termotipos, y los pisos ecológicos altitudinales de la vegetación de las montañas. En ambos casos disminuye la temperatura y con ello por condensación, aumenta la humedad. Los bosques húmedos tropicales se encuentran principalmente cerca del ecuador, los bosques húmedos templados se encuentran principalmente a lo largo de las costas en la zona templada y los bosques húmedos de montaña o selva alta, en zonas montañosas de zonas cálidas. Todos están en peligro de extinción. Los bosques húmedos o hiperhúmedos, como el bosque nuboso, aparecen allí donde se dan las condiciones ecológicas necesarias y aparecen también en latitudes de clima templado, estando más cercanos estructuralmente y sus especies, que conforman las selvas frías, a las selvas húmedas tropicales que a otras formaciones ecológicas.


selva_tropical.jpg
Selva Húmeda
El bioma de selva húmeda tropical es más rico que el de zonas templadas, debido a la mayor insolación y temperatura media anual, pero no por eso es homogéneo, cabe hablar de selvas húmedas tropicales en plural, diferenciándose enormemente por la gran cantidad de endemismos, ya solo el 50% de las especies de la selva húmeda tropical de la cuenca del Congo, no se da en ninguna otra parte del mundo.
Cada día el planeta Tierra rota una vez sobre su eje y en el transcurso de un año viaja una vuelta completa alrededor del Sol. Esto da como resultado que cada punto de la tierra recibe la misma cantidad de luz en un año, aproximadamente 4,380 horas por año. Esto es lo mismo tanto para las regiones polares como para el ecuador.
La diferencia en temperaturas y clima a lo largo del año se explica por la inclinación de la Tierra con respecto al Sol. Esto hace que las zonas templadas cercanas a los polos reciban los rayos solares en un mayor ángulo, es decir más dispersos, que la zona cercana más o menos a la mitad del planeta, el ecuador, entre el Trópico de Cáncer y el Trópico de Capricornio.
Es precisamente entre estas dos latitudes donde los rayos del sol llegan en un ángulo más perpendicular, es decir, más concentrado que sobre las zonas templadas cercanas a los polos. La energía solar depositada entre los trópicos penetra con mayor intensidad. Provocando evaporaciones más intensas y mayores diferencias de presión que a su vez producen vientos y borrascas más potentes. La mayor temperatura y humedad se traduce a su vez en una actividad microbiana más intensa que facilita el desarrollo de las grandes comunidades bioticas. Estos bosques no experimentan durante el año una carestia estacional pronunciada de humedad y la temperatura permite durante el año la intensa actividad microbiana.
Las temperaturas elevadas son un rasgo común a muchas selvas al encontrarse situadas en latitudes bajas y sobre la línea ecuatorial. La selva húmeda tropical es uno de los catorce biomas en los que el WWF clasifica las ecorregiones terrestres.
El bosque o selva ecuatorial aparece cuando las lluvias están repartidas a lo largo del año y todos los meses superan los 60 mm, por lo que no hay una estación seca.
El clima de los bosques mesotérmicos se caracteriza porque la temperatura media del mes más frío es menor de 18 °C y superior a -3 °C y la del mes más cálido es superior a 10 °C. Las precipitaciones exceden a la evaporación.
El clima de bosque tropical se caracteriza porque todos los meses tienen una temperatura media superior a los 18 °C y las precipitaciones anuales son superiores a la evaporación.
Los biomas de bosque húmedo han sido muy dañados debido a su corta para el aprovechamiento de la madera, la quema tanto accidental como intencionada, la apertura de campos para cultivos, ya sea de subsistencia o cultivos coloniales en épocas pasadas y plantaciones madereras exóticas en la actual, la apertura de pastos para el ganado, campos de golf y equipamiento turístico y la introducción de especies exóticas animales y vegetales que han ido sustituyendo la cubierta original. La mayor parte de la biota se encuentra en grave peligro de extinción. Las especies que constituyen el bosque húmedo son por lo común resistentes y vigorosas, por lo cual el bosque húmedo se regenera con facilidad, su disminución se debe a la tremenda presión que soporta. En Europa, un ejemplo es la destrucción de los bosques atlánticos del Cuaternario para convertirlos en tierra de labor. Estando hoy en día ausentes los bosques húmedos de Europa y gran parte de su área de distribución original en Asia, en lugares con buenas precipitaciones y benignidad climatica, que en otras partes del mundo han conservado una mayor diversidad. Estas condiciones se dan en Europa, en gran parte de la costa Atlántica desde Portugal, costa cantábrica, golfo de León, Islas Británicas, etc.
Existieron en tiempos históricos selvas frías en el norte y centro de Europa, en zonas costeras de clima benigno antes de su deforestación y tradicionalmente, con el vocablo alemán wald, se denomina Selva Negra, a la región de Schwarzwald donde casi la especie mayoritária hoy en día, es el abeto. Muchos de los bosques actuales son formaciones arbóreas degradadas o en proceso de recuperación que no han alcanzado todavía su vegetación climax, como ocurre con el Fayal-Brezal de la laurisilva macaronésica.





Toda la ecorregión europea estuvo cubierta por glaciares en la última glaciación: la "Würm", y antes de alcanzar la biodiversidad posible, la aparición del hombre interfirió en su recuperación. Con la tala total de las selvas frías europeas desde la Baja Edad Media, el concepto de selva como bioma silvestre o salvaje, de densas y enmarañadas florestas, fue sustituido en Europa por el de bosque. Un bosque estrictamente hablando es un bioma en donde predomina una sola o muy pocas especies de árboles, soliendo poseer poco sotobosque; tales características se dan principalmente en las regiones frías y templadas, sobre los 35° de latitud norte o sur, o en zonas que por su altitud poseen constantemente climas templados a fríos al menos durante una estación en el año. Tras el descubrimiento de América y posteriormente en el siglo XIX, fueron encontrándose nuevamente selvas frías por amplias regiones de la tierra, que todavía persisten.
Históricamente, las selvas húmedas no han albergado poblaciones humanas densas. Los recursos alimenticios en la selva están muy dispersos debido a la elevada biodiversidad; abundan sobre todo en el dosel, donde su obtención requiere un considerable gasto de energía. Los suelos son pobres, y la lluvia erosiona rápidamente los claros abiertos para el cultivo.
La amenaza más grave para las selvas húmedas es la intervención humana. La tala indiscriminada para obtener madera, pastos y terrenos agrícolas conducen al aumento de la erosión y al empobrecimiento de los suelos. Cada año se pierden 10.000 hectáreas de selva primaria. Debido a esto, las selvas umbrófilas sólo cubren en la actualidad el 6% de la superficie terrestre.
A pesar de todo, los humanos han explotado y continúan explotando la selva en varias partes del mundo. Muchos agricultores, obtienen los alimentos de granjas abiertas en la selva. Otros pueblos, cazadores-recolectores, subsisten gracias al trueque de valiosos productos de la selva, como plumas, pieles y miel, con pueblos agrícolas. Otros grupos de cazadores-recolectores explotan la selva estacionalmente, pero habitan en sabanas o bosques abiertos adyacentes, donde la comida es mucho más abundante. El café, el chocolate, los bananos, los mangos, las papayas, los aguacates y la caña de azúcar son originarios del hábitat de selva, y aún se cultivan principalmente en plantaciones en regiones que fueron selvas. Las selvas tropicales proporcionan doscientas cincuenta variedades de frutas, mientras que los bosques templados sólo producen veinte. Sólo en las selvas de Nueva Guinea hay doscientas cincuenta y una especies de árboles con frutos comestibles, de los que sólo se cultivaban cuarenta y tres en 1985.

Características

Las selvas húmedas se caracterizan por la elevada pluviosidad, por encima de entre 1.700 y 2.000 mm anuales según las definiciones, y siempre por encima de 100 mm mensuales a lo largo de todo el año. Generalmente, el suelo es pobre debido a que la lluvia arrastra los nutrientes solubles. La humedad media del suelo alcanza el 80%. Los árboles de las selvas húmedas son casi todos de tipo perennifolio.
A pesar de la exuberancia de la flora en la selva húmeda, la calidad del suelo suele ser pobre, sobre todo en sustratos antiguos. La rápida descomposición bacteriana impide la acumulación de humus. La concentración de óxidos de hierro y aluminio da al suelo un brillante color rojizo y a veces produce yacimientos explotables, por ejemplo de bauxita). En sustratos más jóvenes, especialmente si son de origen volcánico, los suelos tropicales pueden ser bastante fértiles; también son fértiles los de las selvas que se inundan periodicamente, gracias a los sedimentos aluviales que reciben. En condiciones climaticas más frías, los procesos biológicos se ralentizan.
Las plantas dominantes en los trópicos son árboles de hoja ancha (planifolios) siempreverdes, que forman un dosel sobre el suelo. Suelen ser árboles grandes, de crecimiento lento. A veces, por encima del dosel, se alzan árboles más altos, llamados emergentes. La parte superior del dosel alberga comúnmente una rica flora de epifitas, como orquídeas, bromelias, musgos y líquenes, que crecen sobre las ramas de los árboles. El sotobosque de la selva suele ser escaso debido a la ausencia de luz solar, y consiste en arbustos, hierbas, helechos, pequeños árboles y grandes plantas trepadoras leñosas. Hombres y animales pueden circular por el suelo de la selva con relativa facilidad. Cuando la selva es caducifolia o semi-caducifolia, o el dosel se ha visto alterado por alguna razón, el suelo es colonizado rápidamente por una densa y enmarañada vegetación de plantas trepadoras, arbustos y arbolitos llamada jungla. Las lianas son distintivas de las selvas húmedas.
Conforme la situación ambiental es más húmeda y fría, los laurifolios muestran mayor número de especies y las gimnospermas se vuelven cada vez más comunes conforme baja la temperatura y la humedad. En el sotobosque las bambusáceas son características.

Árboles

La mayoría de los árboles de las selvas umbrófilas comparten ciertas características:
Raíces aéreas leñosas.
Hojas grandes, especialmente entre las plantas del sotobosque y en los ejemplares jóvenes de los árboles del dosel y emergentes; en estos últimos, las nuevas hojas son menores cuando alcanzan la altura del dosel. La gran superficie de las hojas ayuda a recoger la luz en el ambiente sombrío de la selva, y no está expuesta al viento que las dañaría si estuvieran en el dosel. Las hojas del sotobosque suelen tener también un canal de salida de agua en la punta para permitir la trasnpiración en el ambiente húmedo y para evitar la proliferación de microbios.
Corteza muy delgada, de entre 1 y 2 mm. Suele ser muy suave, aunque a veces está cubierta de espinas. Grandes frutos carnosos, que atraen a aves, mamíferos y peces como agentes dispersivos.

Capas de la selva

La selva húmeda puede presentar hasta cuatro capas horizontales, cada una de ellas con su flora y fauna particular.

Capa emergente

Está formada por los árboles emergentes, que se elevan sobre el dosel. Suelen ser árboles siempre verdes, que resisten elevadas temperaturas y fuertes vientos. Entre la fauna de esta capa destacan los monos, murciélagos, águilas y mariposas. Son parecidos de 2 en 2 tienen de 100a 240 pies de altura con el dosel en forma de paraguas, que crecen sobre el bosque y tienen requeñas hojas puntiagudas, por que algunas especies pierden sus hojas durante la breve temporada seca en el bosque cercano al amazonas; estos árboles gigantescos tienen troncos rectos y lisos con pocas ramas, sus sistema de raíces es muy pequeño, ellas crecen contra puesto y esa pueden extenderse hacia fuera hasta una distancia cercana a 30 pies.
La mayor biodiversidad de la selva se encuentra en el dosel, una cubierta más o menos continua de follaje formada por las copas de los árboles, que se alza a una altura de entre 30 y 50 metros. Según algunas estimaciones, alberga el 40% de todas las especies vegetales, lo que sugiere que es posible que hasta la mitad de todas las especies de la Tierra se encuentren ahí. Al menos contiene la cuarta parte de las especies de insectos.

llovisna.jpg
Llovisna